miércoles, 7 de agosto de 2013

Barquitas de Calabacín con Gambas al Ajillo

El plato de hoy tiene un sutil toque picante, fresco y crujiente. 

Es ideal para almuerzos con invitados, lo podemos preparar con antelación y calentarlo en el microondas al tiempo de servirlo, es muy ligero y nada graso al llevar muy poco aceite. 

Al cocinar el calabacín en el microondas conserva todo su sabor, sin  perdida de nutrientes, ya que no se  destruyen, como pasaría si los cociéramos sumergidos en agua, y así evitaremos que el plato quede encharcado en agua.

La salsa de tomate junto con el ligero toque picante del jengibre fresco, aporta ese toque asiático que tan bien le va a las gambas al ajillo.

Espero que os guste, y… ¡Buen Provecho!



Barquitas de calabacín con gambas al ajillo

INGREDIENTES

  • 2 Calabacines verdes medianos
  • ½ cebolla
  • 1 tomate maduro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla cayena
  • 1 c/c de jengibre fresco picado
  • ½ c/s de harina, un poco de leche
  • sal
  • aceite de oliva
  • 2 lonchas de queso cremoso
  • Un poco de queso parmesano recién rallado.

ELABORACIÓN

  • Lavar y secar los calabacines, cortarlos en dos longitudinalmente, hacerle unos cortes con la punta del cuchillo y ponerlos en un plato, cocerlos en el microondas unos 12 minutos hasta que estén tiernos pero con cuerpo. Vaciarlos con una cucharilla, sin romperlos, y reservar la pulpa.
  • Quitar la piel a las gambas y sazonarlas con una pizca de sal fina. 
  • Pelar y prensar los ajos para dorarlos en una sartén junto con la guindilla, una vez dorados, añadir las gambas y hacerlas muy ligeramente. 
  • Sacarlas a un plato y reservarlas.
  • Picar la cebolla y dorarla en la misma sartén que habremos usado para hacer las gambas al ajillo. 
  • Añadir el tomate troceado sin piel y la pulpa de los calabacines. 
  • Saltearlo todo y agregar la ½ cucharada de harina, remover bien y añadir un poco de leche para hacer una velouté espesa, rectificar de sal y añadir las gambas. 
  • Retirar inmediatamente del fuego para que no encojan.
  • Poner dos cucharadas de salsa de tomate frito en el fondo de una cazuela cerámica y poner encima los calabacines.
  • Secar los calabacines con un papel de cocina y rellenarlos, procurando que se repartan bien las gambas en todas las barquitas. 
  • Cubrirlas con el queso cortado en tiras y decorarlo con algunas gambas que habremos guardado con este fin. 
  • Rallar un poco de parmesano por encima. 
  • Calentar en el microondas hasta que el queso se funda ligeramente y los calabacines se calienten bien, esto se hará en unos 5 o 6 minutos.