viernes, 18 de abril de 2014

Castañas en almíbar ligero

Las castañas pilongas, son castañas recolectadas en otoño, y que pasan por un proceso de mondado a mano, una a una, para ser posteriormente secadas para su perfecta conservación.
El proceso es bastante laborioso por lo que su precio en el mercado es un poco caro.
Realmente este tipo de frutos secos es difícil de encontrar, pues es una variedad de castañas que sólo se utiliza para elaboraciones muy tradicionales y son pocos los jóvenes que las conocen.
A mí me las inculcó mi madre desde pequeña y por eso, para mí no hay Jueves Santo que se precie de serlo sin unas buenas castañas pilongas en dulce.
Al ser un alimento muy nutritivo y súper calórico, no se comen muchas cada vez, por eso se cocinan en pequeñas cantidades.
Se suelen servir frías, solas o como acompañamiento de un buen tazón de Arroz con Leche, unas deliciosas Poleás o de una bola de rico helado de vainilla.
Yo las suelo tomar solas con un poco de su propio almíbar, generalmente como postre después de una cena muy ligera, acompañadas de un café expresso, una taza de té o una infusión bien calentita.


CASTAÑAS EN ALMÍBAR LIGERO



INGREDIENTES

  • 500 gr de castañas pilongas (castañas secas, sin piel)
  • 1 palo de canela en rama
  • 1 piel de limón
  • 1 piel de naranja
  • 7 clavos de olor
  • 2 c/p de matalahúga (anís en grano)
  • Azúcar al gusto
  • Agua


ELABORACIÓN

  • Lavar bien las castañas bajo el chorro de agua fría.
  • Ponerlas en un bol y cubrirlas con agua.
  • Dejarlas en remojo durante al menos doce horas.
  • Una vez remojadas, pasar las castañas a una olla, filtrando el agua donde las hemos tenido a remojo durante toda la noche. Esta agua ha de servir para cocerlas.
  • Poner las cáscaras de naranja y de limón, la rama de canela; los clavos y el anís en grano lo pondremos en una bola para hacer infusiones o en su defecto, haremos una muñequilla con un trozo de gasa de algodón estéril, para que no se dispersen las semillas en el almíbar y al comer las castañas no sea molesto o desagradable encontrarnos los granos de anís entre los dientes.
  • Se pueden cocer a fuego suave durante una hora aproximadamente, hasta que las castañas se pongan tiernas, pero también se pueden cocinar en olla a presión.
  • Este es el método que yo utilizo habitualmente, porque abrevia el tiempo de cocción, pasando de una hora a 15 minutos.
  • Una vez cocidas las castañas y dado el punto deseado de tiernas, las retiraremos del fuego y le agregamos azúcar al gusto, poco a poco y de cucharada en cucharada para que no nos pasemos en dulzor.
  • Servir frías.