viernes, 30 de mayo de 2014

Tortilla de Calabacín Ecológico con Patata

Llega el fin de semana y con él, el tiempo de ocio y asueto que bien merecido nos tenemos.
Hoy os traigo una receta sencilla que os dejará el tiempo suficiente para hacer todo aquello que más os guste, incluido meteros en la cocina sin complicaciones.
Para ello os propongo una riquísima Tortilla elaborada con los mejores calabacines ecológicos que como ya os he comentado en más de una ocasión, cultiva mi padre en su pequeño huerto.
Ya ha cosechado los primeros calabacines de la temporada y como no podía ser de otro modo, que mejor que comenzar cocinándolos en una de nuestras súper Tortillas.
Ya sé que en nuestro repertorio ya he incluido varias veces tortillas con calabacín pero ésta es especialmente interesante al haber sido realizada además con los magníficos huevos que ponen nuestras gallinas. Estos sí que son realmente ecológicos pues son criadas al aire libre y su alimentación es 100% natural, a base de maíz y algunas hierbas frescas que les echa mi padre de vez en cuando.
¿Qué más se puede pedir para ser perfecta?...tan solo que haya sido elaborada con un excelente Aceite de Oliva Virgen Extra.
Uhmmm!!!...Perfecta.



TORTILLA DE CALABACÍN ECOLÓGICO CON PATATA


INGREDIENTES

  • 3 calabacines pequeños ecológicos
  • 3 patatas pequeñas
  • 1 cebolla pequeña
  • 1diente de ajo pequeño
  • Unas ramitas de perejil
  • 8 huevos ecológicos
  • Aceite de oliva virgen extra y sal

ELABORACIÓN

  • Lavar los calabacines y cortarlos a cuartos, laminarlos e introducirlos en el cestillo de la freidora para freírlos.
  • Una vez fritos, escurrirlos y ponerlos en un bol grande.
  • Cortar la cebolla y picarla a láminas para freírla en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, cuándo esté tierna y un poco dorada, añadiremos el ajo prensado y lo doramos ligeramente.
  • Escurrir el aceite sobrante, reservándolo para hacer la tortilla, y añadir la cebolla y el ajo fritos al calabacín que una vez frito lo tendremos en el bol.
  • Añadir los huevos, el perejil previamente lavado y picado y un poco de sal gruesa.
  • Lavar, pelar y lavar las patatas para cortarlas a láminas y freírlas igualmente en la freidora, una vez pochadas dejar que se doren un poco  y las escurrimos bien, las añadiremos entonces al bol.
  • Mezclamos todo con cuidado y sin batir para que el calabacín no se haga puré.
  • En la misma sartén en la que hemos hecho el sofrito de cebolla y ajo, procederemos a ligar la tortilla con un poco del aceite que teníamos reservado.
  • Una vez dada la forma, la voltearemos varia veces y la terminamos de cuajar a fuego suave para evitar que se tueste demasiado por fuera, esto haría que el calor no penetrara suficientemente en la tortilla y quedaría el huevo crudo.




*Sugerencia de presentación:

  • Una vez bien dorada la servimos caliente, templada o fría.
  • Si la acompañamos con un gazpacho con guarnición de huevo duro picado, pimiento rojo, pimiento verde y pepino cortado en brunoise, tenemos un almuerzo completo.
  • ¿No me diréis que no es perfecto?
  • Y como empieza a ser habitual en De Buena Mesa, os traigo un corto vídeo en el que os muestro el paso a paso de su elaboración, porque una imagen vale más que mil palabras:




martes, 27 de mayo de 2014

Todo sobre... De Buena Mesa

Hace unos días os comentaba el cambio por el que estábamos haciendo pasar a nuestro canal de vídeos en Youtube, simplemente  os quiero recomendar que lo visitéis en cuanto tengáis ocasión y si os gusta, ya sabéis, nos encantaría que os suscribierais a él para así poder ver todos los montajes de nuestras recetas y platos en vídeos cortos que creemos que os gustarán.


Este es el enlace directo al canal: 

https://www.youtube.com/user/DeBuenaMesa1

O también podéis acceder a él desde este vídeo de Bienvenida



Bueno ya sabéis donde nos podéis ver, esperamos que nos visitéis dándoos las gracias anticipadas por seguirnos y comentarnos. 

Besos mil...De Buena Mesa! 


domingo, 25 de mayo de 2014

Tortilla de Acelgas Ecológicas con Almendras

Como os comentaba en mi último post, hace unos días llovió un poco y no os podéis ni imaginar lo bonito que tenemos el huerto, aunque no es excesivamente grande, da bastante trabajo, y considerando la edad de mi padre, 83 años, es todo un lujo comer las verduras que él siembra.

Ya hemos recogido los primeros calabacines y algún que otro pepino, su sabor es inigualable a las verduras del mercado o del súper.

Contando estamos los días que faltan para recoger los primeros tomates, las berenjenas o los pimientos cuyo sabor y olor te dejan sin aliento de lo buenos que están.

Hoy he cocinado una tortilla con unas hojas de acelgas que quedaban aun de las sembradas en otoño, son tan tiernas que casi no tienen penca, las he utilizado para hacer un cocido que ya compartiré con vosotros en cuanto tenga editada la receta.

Para darle un toque diferente le he añadido unas almendras laminadas que le han dado un ligero toque crujiente que hacen que esta tortilla sea única.

No lo dudéis y probadla, os gustará.



TORTILLA DE ACELGAS ECOLÓGICAS CON ALMENDRAS



INGREDIENTES


  • 1 Manojo de acelgas ecológicas recién cosechadas (sólo las hojas)
  • 5 huevos ecológicos
  • 50 gr de Almendras fileteadas
  • 3 Patatas medianas
  • Unas ramitas de Perejil fresco
  • 1 Cebolla
  • 2 Lonchas de queso Cheddar
  • Sal y Aceite de Oliva
Acelgas Ecológicas del Huerto de mi Padre

ELABORACIÓN


  • Quitar las pencas a las acelgas y reservarlas para otra receta.
  • Lavar las hojas en abundante agua, varias veces para eliminar los posibles restos de tierra.
  • Cortar las hojas en tiras y ponerlas en una olla con dos dedos de agua y cocerlas unos minutos.
  • Escurrir muy bien y picar en la tabla a cuchillo. Reservar.
  • Pelar las patatas y cortarlas a láminas para freírlas en abundante aceite (si lo hacemos en freidora eléctrica, es importante utilizar un aceite específico Alto oleico que aguante mejor las altas temperaturas). Una vez fritas y ligeramente doradas, escurrirlas y ponerlas en un bol grande junto con los huevos enteros, las lonchas de queso Cheddar troceadas, un pellizco de sal y el perejil bien limpio y picado.
  • En una sartén con un poco de aceite de oliva, pochar la cebolla picadita y añadir las almendras y saltear con cuidado para no quemarlas.
  • Añadir las acelgas y saltear con la cebolla y las almendras.
  • Añadir el salteado a los ingredientes que tenemos en el bol. Mezclar.
  • Calentar bien la sartén con un poco más de aceite si fuera necesario, verter la mezcla y proceder a ligar dando forma a la tortilla, volteándola varias veces.
  • Cocinaremos a fuego suave para que se cuaje bien por dentro, debe quedar bien jugosa pero hemos de evitar que quede acuosa con el posible líquido que pudiera soltar las acelgas, para evitarlo pincharemos la tortilla con un tenedor antes de darle la vuelta y presionamos ligeramente la tortilla con una espumadera, para que el huevo se expanda por dentro, todo esto se realizará a fuego suave para evitar que se queme la tortilla.
  • El resultado será una exquisita tortilla, con un bonito color dorado, de textura tierna y esponjosa, con un leve toque crujiente aportado por la almendra que sorprenderá a todo el que la pruebe, tan rica que no quedará ni un solo bocado.





Almendras Fileteadas Crudas



viernes, 23 de mayo de 2014

Sopa al Cuarto de Hora



El tiempo está realmente loco, pasando de repente de hacer un calor que pareciera que estuviéramos en verano y la primavera ni tan siquiera existió, a un frío que nos hace creer que el otoño regresó.
Ayer llovió y las temperaturas se desplomaron casi a temperaturas invernales, hacía un frío que se metía en los huesos.
Anoche me apetecía volver a tomar una de nuestras sopas al minuto, para entrar en calor.

Realmente no existe una receta magistral para esta deliciosa sopita, por eso yo la he bautizado como sopa al cuarto de hora, porque es prácticamente el tiempo que tardamos en prepararla desde que sacamos las verduras del frigo, hasta que está lista para servir.
Es tan sencilla de elaborar que no hay que ser un master chef para cocinarla, pero está tan buena que en casa gusta a todos, especialmente cuando hace frío.

Vamos, no esperes a que lleguen de nuevo los días fríos de otoño o invierno para hacer esta rica sopa, porque cuando la prueben en tu casa te besarán las manos por esta delicada y sabrosa sopa que tan poco trabajo te dio.
En nuestra casa, como esta sopa es tan completa, y saciante, normalmente la servimos como plato único, pero si aún te quedas con ganas de algo más, queda ideal con unas croquetas de pollo como segundo plato.



SOPA AL CUARTO DE HORA

INGREDIENTES

  • 100 gr de coliflor
  • 50 gr de judías verdes
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 2 ramas de apio
  • 1 calabacín verde
  • 1 puerro (solo lo blanco)
  • 1 patata mediana
  • ½ nabo
  • 80 gr de pasta especial para sopa
  • Agua, un chorrito de leche, 1 pastilla de caldo de verduras concentrado, sal
  • 1 ramita de hierbabuena


ELABORACIÓN

  • En una olla grande poner 1 y ½ l de agua, pelar y cortar las zanahorias a cuadritos y echarlos en la olla.
  • Ponerla al fuego.
  • Pelar y cortar el nabo y echarlo a la olla.
  • Lavar bien el apio y cortar muy fino, añadirlo a la olla.
  • Lavar bien el puerro, cortarlo por la mitad y picarlo a medias lunas de 1cm, agregarlo a la olla.
  • Lavar el calabacín y cortarlo a dados pequeños con piel, añadirlo a la olla.
  • Lavar, pelar, lavar y cortar a daditos la patata y añadirla también a la olla.
  • Lavar las judías y cortarlas en corte pluma y añadirlas a la olla.
  • Lavar la coliflor y picarla a trocitos pequeños, añadirlos a la olla.
  • Remover todo y añadir una pastilla de caldo de verduras concentrado, y un chorrito de leche.
  • Cuando comience a hervir, añadir la pasta y cocer hasta que esté tierna, sazonando con un poco de sal al gusto.
  • Echar la rama de hierbabuena en el momento de apagar el fuego.








miércoles, 21 de mayo de 2014

Cabrillas con Tomate

Hoy quiero presentaros un plato sumamente primaveral, Las Cabrillas.
Aunque hoy en día podemos encontrarlas envasadas al vacío y ya cocinadas, no hay nada como un buen plato de cabrillas cocinadas al estilo de mi madre.
Lo más solicitado en los bares en estas fechas son los caracoles y las cabrillas, cocinadas de diversas maneras pues como dice mi madre, cada maestrillo tiene su librillo…
Yo no sé si las que yo he cocinado, fielmente según la receta de mi madre, serán las mejores que encontraréis, pero lo que si os puede asegurar es que están para chuparse los dedos, tanto es así que en nuestra casa es todo un festín el día que tenemos cabrillas para almorzar.
No obstante, tan sólo las cocino una vez al año, porque es tanto el trabajo que dan, al tener que lavarlas tantas veces, que cuando acabo estoy para acostarme, o como se dice en mi tierra “estrosaita perdía”…Vaaale traduzco: destrozadita, reventada, hecha polvo…vamos, que no puedo con mi alma ja, ja, ja.
Bromas aparte, todo el trabajo que dan bien merece la pena, al ver la cara de satisfacción que se les queda a todos las que las comen y me dicen: ¡mi “arma” esto está de lujo!
Y ahora vamos al lío, que no es otra cosa que daros nuestro secreto mejor guardado, o sea, la receta.

CABRILLAS CON TOMATE



INGREDIENTES

  • 2 kg de cabrillas
  • 1,700 kg de tomate natural triturado (2 latas grandes)
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento rojo grande
  • 3 guindillas cayena
  • 1 hoja de laurel
  • 5 dientes de ajo
  • 100 gr de miga de pan blanco
  • 1 c/p de cominos (molido o en grano)
  • 1 c/p de especias surtidas para caracoles (cilantro, cayena, cominos, pimienta negra) molidas o en grano.
  • Aceite de oliva virgen extra, sal, azúcar


ELABORACIÓN

De las cabrillas

  • Lavar las cabrillas, tirar el primer agua y añadir sal gruesa, remover con las manos con movimientos envolventes y cuidadosamente, para evitar que se rompan las conchas de las cabrillas.
  • Cuando hayan soltado todas las babas, los enjuagamos bajo el chorro de agua, hasta que pierdan toda la espuma.
  • Volveremos a repetir el proceso de removido y lavado varias veces, pero ya sin sal para que no se endurezcan las cabrillas.
  • Cuando estén completamente limpios, los pondremos en una cacerola grande cubiertos con agua fría y los dejaremos reposar para que vayan saliendo de sus conchas.
  • El tiempo no lo indico pues dependerá de la luz y del propio caracol en sí.
  • Es importante estar al pendiente si no queremos que se salgan de la olla.
  • Pasado el tiempo de reposo los pondremos a fuego lento para que queden todos fuera de sus conchas, con una rama de hinojo fresco silvestre para aromatizarlas.
  • Como soltarán algo de espuma, tiraremos el agua y las enjuagaremos, para volverlas a cubrir con agua para cocerlas.
  • Si decidimos poner las especias enteras, las pondremos en una muñequilla hecha con un trozo de gasa limpio o una bola de acero especial para infusiones.
  • Si por el contrario decidimos añadir las especias molidas, las pondremos durante el cocinado de la salsa de tomate.
  • Una vez cocidas las cabrillas (2 o 3 minutos), las escurrimos y reservaremos parte del agua de cocción.


De la salsa de tomate

  • En una cacerola grande ponemos aceite para freír los ajos rajados por la mitad y sin piel, y el pan troceado, para hacer un majado.
  • En el mismo aceite, añadiendo un poco más si fuera necesario, ponemos la cayena, la cebolla picada y el pimiento troceado, para hacer un sofrito.
  • Añadir el laurel, el majado que lo haremos en un mortero o con ayuda de la batidora, añadiéndole un poco de agua de la cocción de las cabrillas.
  • Agregar el tomate natural triturado, removemos y dejamos que se fría bien el tomate, sazonándolo al gusto y rectificando la acidez con un poco de azúcar.
  • Añadir las especias en este momento, si decidimos ponerlas molidas, al gusto.
  • Una vez bien frito el tomate, debe quedar totalmente frito y concentrado. Añadimos las cabrillas con un poco de caldo de la cocción. Removemos y dejamos cocinar unos diez minutos, hasta conseguir el punto deseado de espesor.
  • Deben quedar espesas pero no secas, ni por el contrario deben quedar líquidas para que la salsa no resulte aguada.


Modo de presentación

  • Es aconsejable cocinar este plato de un día para otro, pues sin duda de vísperas resulta mucho más rico.
  • Calentar bien, nunca en el microondas, y servir en platos hondos, generosamente.
  • Es muy recomendable aprovisionarse de una buena cantidad de pan, estarán tan buenas que sencillamente nos comeremos un gran trozo de éste mojado en la salsa.
  • Para comerlas es necesario utilizar una cuchara y será también útil, acompañarlas de unos pinchos especiales para marisco o en su defecto utilizar un palillo de madera para ayudarse a sacarlas de las conchas.
  • Disponer en la mesa un cuenco por comensal para echar las conchas de las cabrillas vacías, conforme vayamos comiéndolas.







jueves, 15 de mayo de 2014

Caracoles

Con el calor que hace tan sólo apetece comer cosas ligeras y que se acompañen de una bebida bien fresquita, estos caracoles son un plato típico de los bares en Sevilla, también conocidos como caracoles a la gitana, se consumen desde mediados de mayo hasta el final de julio aproximadamente. 

Son muy laboriosos de cocinar pues necesitan una limpieza exhaustiva, y en nuestra casa solo los hacemos una vez al año, por eso quiero compartirlo con vosotros, como este año, los ha hecho mi marido, a él debemos el placer de haberlos degustado.

Realmente merece la pena pasar un buen rato en la cocina si después de todo este duro trabajo te recompensan dejando los platos completamente vacíos y sin rastro, señal de haberse comido todo por lo bueno que estaba. 

Gracias por tu buen trabajo...


CARACOLES




INGREDIENTES

  • 3 kg de Caracoles
  • Sal gruesa abundante para lavarlos
  • 22 gr de Especias para caracoles (comino, cilantro, pimienta negra, cayena)
  • 1 Cebolla
  • ½ Cabeza de ajos
  • Unas ramitas de hierbabuena fresca o hinojo fresco
  • 1 Pastilla de caldo concentrado
  • Agua y sal
  • (Opcional) aceite de oliva
  • 1 Gasa de algodón y 1 trozo de hilo de bramante para hacer una muñequilla.

ELABORACIÓN

Limpieza de los caracoles

  • Añadir abundante sal gruesa sobre los caracoles y remover con las manos para que suelten las babas, retirarlas enjuagándolos con abundante agua.
  • Proceder de igual modo unas siete veces, hasta que consideremos que están lo suficientemente limpios.
  • Cubrir con agua los caracoles y dejar reposar al menos una hora, para que los caracoles salgan de sus conchas.

Cocción de los caracoles

  • Una vez que hayan salido casi todos los caracoles, poner a fuego muy flojo para que se cuezan y queden fuera de las conchas.
  • Este agua habrá que retirarlo y volveremos a enjuagar los caracoles.
  • Ponemos más agua limpia con la cebolla partida en dos, los ajos, el caldo concentrado y las especias majadas que habremos puesto en una muñequilla hecha con la gasa de algodón y el hilo de bramante.
  • Coceremos durante unos 10 minutos antes de añadir los caracoles.
  • Llevar a ebullición, rectificar de sal, apagar el fuego.
  • Añadir la hierbabuena o el hinojo, dejar en infusión unos minutos antes de servir.
  • Si nos apetece podemos añadir un poco de aceite de oliva por encima, para aromatizarlos.











sábado, 10 de mayo de 2014

Pollo al Curry

Curry es el nombre que los ingleses dieron al Garam Masala, condimento a base de una mezcla de diferentes especias, de color amarillo, sabor ligeramente picante y de olor intenso y penetrante.
Originario de la India fue introducido en Europa a través de Inglaterra.
Utilizado como condimento principal de las elaboraciones de platos que se denominan “a la indiana”, sinónimo de “al curry”.
Existe una gran diferencia entre los curry’s consumidos en Europa y los consumidos en la India, donde existen una gran variedad dependiendo de la región donde nos encontremos.
Algunas de las especias utilizadas para su elaboración son: Pimienta blanca, Paprika, Cúrcuma, Clavo, Cayena, Macis, Azafrán, Laurel, Tamarindo, Jengibre, Cardamomo, etc.
Por extensión, también se llama curry a los platos preparados con este condimento. Siendo los más famosos el Curry de Cordero y el Curry de Pollo.


Puedes ver el paso a paso en ésta videoreceta que te entusiasmará

POLLO AL CURRY

INGREDIENTES

  • 4 Muslos de pollo
  • 4 c/s de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • ½ rama de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 guindilla de cayena
  • 1 pastilla de caldo de pollo concentrado
  • 3 vainas de cardamomo
  • ½ c/p de jengibre en polvo
  • ½ c/p de cúrcuma molida
  • 1 c/p de curry (garam masala)
  • 1 c y ½ de harina
  • 60 ml de brandy
  • Sal y pimienta multicolor


ELABORACIÓN

Del pollo

  • Quitar la piel a los muslos de pollo y deshuesarlos (se puede comprar ya deshuesados, pero entonces necesitaríamos unas carcasas de pollo para hacer el fondo).
  • Desechar la piel y reservar los huesos con los que haremos un fondo de pollo para la salsa.
  • Poner en una cacerola dos cucharadas de aceite de oliva, marcar el pollo bien por todos lados y reservar. 
  • Sazonar ligeramente.

Del fondo de pollo

  • Trocear en pedazos grandes: ½ cebolla, 1 zanahoria, ½ rama de apio, 1 diente de ajo machacado con la piel o cortado en rodajas grandes, 2 hojas de laurel.
  • Dorar los huesos en un poco de aceite o en el mismo de haber dorado la carne.
  • Añadir las verduras troceadas y 1 guindilla de cayena.
  • Saltear lentamente, hasta dorar un poco, para conseguir que los jugos del pollo y las verduras se caramelicen un poco, aportando un color ligeramente dorado al caldo resultante.
  • Añadir la pastilla de caldo concentrado y agua hasta cubrirlo.
  • Cocer unos 25 minutos para hacer el caldo en cantidad suficiente para la salsa (añadiendo si fuera necesario un poco más de agua, a medida que se vaya reduciendo el fondo).

De la salsa al curry

  • En un perol grande, ponemos ½ cebolla picada con aceite. Remover y dorarla.
  • Sacar las semillas de las vainas de cardamomo y majarlas en el mortero (solo las semillas negras).
  • Añadirlas una vez machacadas a la cebolla junto con: ½ cucharadita de jengibre en polvo, ½ cucharadita de cúrcuma, 1 cucharadita de garam masala, 1 y ½ cucharaditas de harina, 1 vasito (60 ml) de brandy.
  • Remover y añadir un cazo del fondo de pollo.
  • Volver a remover para que no se hagan grumos y verter el resto del caldo colado.
  • Introducir los trozos de pollo en la salsa y cocinar 30 minutos (o hasta que el pollo esté tierno).
  • Si fuera necesario, reducir la salsa, sacando el pollo una vez cocinado para que no quede reseco. Y dar el punto de sazón, si el toque picante es muy sutil, le ponemos un toque de pimienta multicolor recién molida en el momento de servirlo.


*Guarnición: Arroz templado con arándanos, pasas y nueces (Ver Receta), Pilaf de Arroz Jazmín (Ver Receta) o Arroz Basmati salteado (Ver receta).