sábado, 27 de diciembre de 2014

Ragoût de Merluza y Guisantes


Y para despedir el año como se merece, os quiero presentar un plato tan delicioso como sencillo de elaborar: Ragoût de Merluza y Guisantes.

En nuestro país, esta preparación tradicionalmente se asocia a un guiso de carne cortada en trozos de entre 30 o 40 gr, y cocinada en una salsa oscura, guarnecido con verduras, patatas hervidas o arroz, según la denominación del plato.

El clásico Ragoût de Ternera, se prepara cortando la carne, sazonándola y enharinándola, se dora en aceite o mantequilla, y en los jugos resultantes se rehogan las verduras básicas para hacer un sofrito, se añade un poco de vino, que puede ser blanco o tinto, se adereza con un ramillete de hierbas aromáticas, y una vez cocinado, se pasa la salsa por un colador chino y se sirve con una guarnición de patatas o arroz, al gusto.

Sin embargo, un ragoût, no solo puede ser elaborado a base de carnes, generalmente de segunda o tercera categoría, ya sea de vacuno, cordero, caza, así como aves, también puede ser elaborado con pescados, mariscos, hortalizas, etc.

Su color puede ser claro u oscuro, dependiendo de si los ingredientes se doran o no, previamente, y del ingrediente líquido que se utilice; que puede ser un fondo oscuro, un fondo blanco, agua, salsas blancas o verdes, cuando se trata especialmente de pescados o mariscos.

Hoy he querido preparar un Ragoût de los que más me gustan, a base de Merluza, un pescado blanco que luce muchísimo en la mesa, y unos Guisantes frescos que tenía congelados desde la primavera pasada, que por ser naturales eran deliciosos.
Espero que os guste.

RAGOÛT DE MERLUZA Y GUISANTES

Para 4 comensales

INGREDIENTES
  • 1 Merluza de 1,200 kg, en rodajas y sin piel
  • 400 gr de guisantes frescos o congelados
  • 4 patatas medianas
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Unas ramitas de perejil
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 pastilla de caldo de pescado concentrado
  • 1 hoja de laurel
  • Sal, pimienta negra recién molida, una pizca de cúrcuma
  • Aceite de oliva virgen extra y agua
ELABORACIÓN
  • Limpiar la merluza quitándole la piel (esto será más fácil si lo hacemos con el pescado medio congelado), cortarla a rodajas gruesas, la parte de la cola la abrimos en libro, y sazonar.
  • Picar la cebolla y cortar los ajos en láminas, hacer un sofrito con aceite de oliva. Cuando comience a dorarse, le añadiremos el perejil cortado en trozos grandes.
  • Sacar el sofrito al vaso de la batidora, verter el vasito de vino y triturar.
  • Pelar las patatas y cortarlas en trozos no muy grandes, ponerlas en la olla con los guisantes y verter el triturado.
  • Cubrir con agua, añadir el laurel, la pastilla de caldo desmenuzada, un toque de pimienta y una pizca de cúrcuma.
  • Cocinar unos veinte minutos, cuando las patatas estén casi tiernas, añadir las rodajas de merluza y cocinar unos cinco minutos más.
  • Servir poniendo una cama de guisantes con patatas y la rodaja de merluza encima.


Para terminar, quiero desearos un Feliz Año 2015 y que la vida tan solo os traiga muchas cosas bonitas, besos, y besos, y besos, y un millón más de besos para todos, muy especialmente a mis seguidores más incondicionales, os espero por aquí a partir del mes de enero.
¡No faltéis, que paso lista!...ja, ja, ja…¡¡¡Muuuuuuuuac!!!








miércoles, 24 de diciembre de 2014

Felices Fiestas De Buena Mesa



Desde los fogones de nuestra casa, os deseamos: 

¡FELIZ NAVIDAD! 

Un Millón de Besos y Muchas Cosas Bonitas...

 De Buena Mesa 

24 de Diciembre de 2014






lunes, 22 de diciembre de 2014

Alcauciles con Arroz y Patatas


Siempre que uno se pone nostálgico, le vienen a la cabeza recuerdos que dejaron huellas en la memoria. 
A mí me suele suceder a veces, sobre todo cuando de recuerdos relacionados con los platos que me gustan se trata, lo que se me viene a la mente, son platos muy sencillos y que ya os he comentado en más de una ocasión, como por ejemplo el pollo en salsa con patatas de los domingos, que mi madre nos cocinaba de pequeñas o los insustituibles fideos con tomate, que son mi comida favorita.
Hoy no traigo uno de esos platos que despiertan mis recuerdos, pero si los de mi marido, él cuenta que su madre corría tras él con el plato en la mano, intentando que comiera algo porque de chico era un melindres y no le gustaba casi nada, por eso ella le hacía filigranas con lo poco que le gustaba, este plato era uno de esos, y mira que no es un plato de comida de los que suelen gustar a los niños, que por regla general suelen ser patatas fritas, macarrones y cosas así. 
Pero ya desde pequeño él siempre iba contracorriente, hasta conseguir su objetivo que era no comer o comer lo que le gustaba, siempre que se habla en casa de nuestros platos favoritos él siempre dice: “los alcauciles con arroz y patatas que me cocinaba mi madre”.
Yo los cocino como mi madre me enseñó, que por ser de la misma edad de la suya, seguro que los cocinaba casi igual.
A él le gusta, tanto que siempre me dice: “Riquísimos, están tan buenos como los que me cocinaba mi madre”. 
Y yo me siento satisfecha y súper feliz, cocinando lo que le gusta.


ALCAUCILES CON ARROZ Y PATATAS

INGREDIENTES

  • 4 Alcauciles
  • 200 gr de Arroz Vaporizado
  • 2 Patatas
  • ½ Cebolla
  • 1 Tomate
  • 2 dientes de ajo
  • 1 c/p de Comino
  • 1 c/p de Pimentón
  • Laurel, Perejil, Sal, AOVE

ELABORACIÓN

  • Limpiar y cortar los alcauciles en cuartos. (Para que no ennegrezcan, frotarlos con limón o sumergirlos en agua con limón y unas hojas de perejil, yo no lo he hecho porque los he utilizado inmediatamente).
  • Picar la cebolla, los ajos, pelar el tomate y picarlo fino.
  • En una cacerola poner un poco de aceite de oliva y sofreír las verduras, una vez doradas añadir las alcachofas y remover.
  • En un lado de la cacerola poner el pimentón en el fondo, añadiendo un poco más de aceite si vemos que nos hemos quedado cortos. Dorar ligeramente y remover para que no se queme.
  • A continuación añadir el arroz y remover.
  • Agregar las patatas, que previamente habremos pelado y troceado. Remover.
  • Cubrir con agua (aproximadamente el triple que el peso de arroz), y añadir una ramitas de perejil, una hoja de laurel y el comino. Sazonar al gusto.
  • Cocinar a fuego suave 20/25 minutos, hasta que el arroz y las patatas estén tiernos.
  • Reposar 10 minutos y listo para servir.





miércoles, 17 de diciembre de 2014

Carrillera de Ternera en salsa de Champiñones


Hoy voy a cocinar unas carrilleras de ternera estofadas.

Este tipo de carne suele ser algo dura, por lo que no se puede cocinar a la plancha o asada al horno, sin embargo al tener mucho tejido conjuntivo, una vez cocinada en guisos, su textura se ablanda, quedando tierna y gelatinosa.
Ideal en estofados, tienen muy buen sabor, lo que puede ser potenciado si además añadimos al guiso algunas especias.
Generalmente el tipo de vino utilizado para cocinarlas, suele ser tinto, lo que les da un intenso color oscuro. 
También pueden ser cocinadas con vinos olorosos tipo Pedro Ximénez, Marsala, Oporto, etc. Aunque yo las prefiero con vino blanco, para no camuflar el verdadero sabor de la carne, ya que suele ser cocinada con especias que le aportan bastantes matices diferentes, en función de las que utilicemos.
Este plato es mejor cocinado de vísperas, pues la carne absorbe todo el sabor de la salsa en la que se ha cocinado, para calentarla se debe hacer a fuego muy lento, para que el calor penetre lentamente en la carne y no la vuelva a cocinar lo que haría que quedara reseca.
En definitiva, un exquisito plato ideal para almuerzos de celebraciones o días festivos.



CARRILLERAS DE TERNERA EN SALSA DE CHAMPIÑONES

Para dos Personas

INGREDIENTES

  • 1 pieza (350 gr) de Carrillera de Ternera por comensal
  • ½ Cebolla Morada
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 Zanahoria
  • 8 Champiñones
  • 1 Tomate maduro
  • 1 vasito de Aceite de Oliva Virgen extra
  • 1 vasito de Vino Blanco
  • 1 hoja de Laurel
  • 1 pastilla de Caldo Concentrado
  • 1 guindilla Cayena
  • 4 Clavos de Olor
  • 1 c/p de Pimentón de La Vera
  • 1 c/p de Tomillo seco
  • Sal y Agua


ELABORACIÓN

  • Limpiar las carrilleras quitando el exceso de grasa y tejidos que pueda recubrirlas.
  • Picar la cebolla, cortar la zanahoria en rodajas, limpiar los champiñones y cortarlos en láminas gruesas, pelar el tomate y trocearlo.
  • Cubrir el fondo de la olla con el aceite de oliva, añadir la cebolla y la zanahoria y dorarlas un poco.
  • Pelar los ajos y prensarlos, añadirlos al sofrito. Dorarlos un poco.
  • Agregar el tomate y dejar reducir un poco el agua que suelte, antes de añadir el pimentón. Remover.
  • Añadir los champiñones y fondear bien con las verduras.
  • Poner las carrilleras con la sal, la pastilla de caldo concentrado desmenuzada, el laurel, la cayena, los clavos de olor y verter el vino blanco. Remover.
  • Cubrir con agua y tapar la olla. Cocinar a presión durante 50 minutos. Pasado el tiempo, destapar la olla y comprobar si la carne está bien tierna pinchado con una aguja en el centro, si estuviera aún un poco recia, volver a tapar la olla (añadiendo un poco más de agua si fuera necesario), y cocinar unos 5 o 10 minutos más.
  • Una vez tierna la carne, la sacamos a un bol, con parte de las verduras, y el resto junto con el líquido de cocción, lo trituramos.
  • Poner la salsa resultante en un cazo y llevar a ebullición, desespumar y rectificar de sal.
  • Verter la salsa sobre la carne y calentar antes de servir.

Emplatado

  • Servir una carrillera por comensal, napada con un poco de salsa con algunos champiñones.
  • Como guarnición, servir acompañada de unos guisantes cocidos y unas patatas hervidas y rociadas con un sofrito de ajo y pimentón de La Vera.










lunes, 15 de diciembre de 2014

Cocido de Acelgas con Pringá


Después de un fin de semana pasado por agua, parece que la mañana del lunes nos da una pequeña tregua, y es que ha caído tanta agua, que en algunas de sus calles más parecía que estuviéramos en Venecia con sus canales, que en la soleada y cálida Sevilla.
Pero como la lluvia en Sevilla es una pura maravilla, no hay que rendirse y sacar provecho al fin de semana, que algunos intrépidos además de cocinar, nos hemos atrevido a salir a la calle y sin mojarnos.
Bueno a todo esto, lo que quiero contaros es lo que hice con las pencas que me sobraron del magnífico manojo que utilicé para hacer la Tortilla de Patatas y Acelgas que os enseñé el viernes.
Ya sabéis los que me seguís, que la cocina tradicional es lo que más nos gusta en casa, sobre todo cuando cocino para mis padres.
Mi madre aunque no cocina ya desde el mes de Mayo, me sigue dando instrucciones de cómo le tengo que hacer las cosas, y es que si no se las hago como a ella le gustan, ya os podéis imaginar:… que si le falta esto, ...que si no le pusiste lo otro, ...que si patatín, ...que si patatán 😂 bueno en fin, que este cocido que le hice el sábado, para comer el domingo, le ha sabido a gloria, pues lo he cocinado al pie de la letra, además de estar más rico si se cocina de vísperas.
Por cierto que le añadí algo que nunca le había puesto, pues ella me insistió, que es la manita, al contrario de lo que yo pensaba no le aporta nada de grasa, sino gelatina, lo que hace que el guiso adquiera una cremosidad ideal en este tipo de platos. 
Al no ser un ingrediente imprescindible podéis optar por no ponerla y dejar reducir el guiso hasta que el caldo espese dándole la consistencia adecuada. 
Con la cantidad que he cocinado me ha salido para dos veces, es decir para unas seis u ocho personas, en función del apetito que tengamos.



COCIDO DE ACELGAS CON PRINGÁ

INGREDIENTES

  • 500 gr de Garbanzos blanco lechoso
  • 200 gr de Judías blancas
  • Un manojo de Acelgas (solo las pencas)
  • 600 gr de magro de cerdo
  • 300 gr de Tocino ibérico fresco
  • 1 Chorizo Ibérico (125 gr)
  • 1 Morcilla Serrana (125 gr)
  • ½ Manita de Cerdo
  • 1 c/p de Pimentón de La Vera
  • 2 o 3 Patatas
  • Sal y Agua

ELABORACIÓN

  • Poner en un bol con abundante agua los garbanzos a remojar, al menos 12 horas antes de cocinarlos.
  • Proceder igualmente con las judías blancas.
  • Cortar las pencas en trocitos de unos 3 o 4 cm,  si tuvieran hebras quitarlas con la ayuda de una puntilla afilada, en el caso de las acelgas que yo he utilizado, no ha sido necesario ya que eran muy tiernas.
  • Lavar los embutidos, y pincharlos con una aguja o brocheta, para que no revienten al cocinarlos. Los ponemos en un cazo con un poco de agua y los coceremos unos 5 minutos. Reservar.
  • Lavar con agua caliente la carne, el tocino y la manita.
  • Poner en la olla con agua suficiente para cubrirlos, y llevar a ebullición.
  • Cuando comience a hervir irá formándose algo de espuma, que quitaremos con ayuda de un cazo o espumadera.
  • Una vez bien desespumado, tapar la olla y cocinar a presión unos 25 minutos, contando el tiempo cuándo suba la válvula y comience a desprender vapor (cada fabricante suele indicar los tiempos según el tipo de olla).
  • Transcurrido el tiempo, dejaremos que baje la válvula y se pueda destapar la olla, para seguir con el resto del guiso.
  • Agregar los garbanzos escurridos y las judías. Añadir un poco de agua hasta cubrir las legumbres. Llevar a ebullición y desespumar.
  • Añadir un poco de agua de la cocción de los embutidos y una cucharilla pequeña de pimentón de La Vera.
  • Añadir también las acelgas y dejar hervir unos minutos antes de volver a tapar la olla a presión. Cocinar 18/20 minutos.
  • Destapar la olla cuando baje la presión, y añadir unas patatas troceadas junto con la morcilla y el chorizo.
  • Cocinar a fuego medio durante unos 20 minutos, sazonando al gusto.
  • Este cocido debe quedar cremoso, por lo que es muy importante no pasarse en la cantidad de líquido que le añadamos, por eso es recomendable tener un cazo con agua caliente para añadir un poco si fuera necesario.
  • Por último, una vez tiernas las patatas, sacaremos todos los ingredientes cárnicos, para preparar la pringá.
  • Quitar los huesecillos a la manita, la piel a los embutidos y la corteza al tocino.
  • Poner todo en un bol y picar finamente (puede hacerse con un cuchillo sobre la tabla, o con ayuda de unas tijeras de cocina).
  • Servir los garbanzos en plato sopero y la pringá como segundo en plato aparte, acompañado de un buen trozo de pan o unos piquitos.







viernes, 12 de diciembre de 2014

Tortilla de Patatas, Acelgas Ecológicas, Cebolla Morada y Cheddar



Tenía especial interés en enseñaros esta tortilla; ya sé que una tortilla de patatas con acelgas no debería tener nada de extraordinario, pero la que os traigo hoy, es una excepción en toda regla, al menos para mí, y es que hemos tenido la suerte de recoger un manojo de acelgas perfecto del huerto de mi padre, que han nacido fortuitamente después de las lluvias de hace unos días.
Unas deliciosas hojas tiernas, sanas como ellas solas lo podían ser, con un sabor y olor increíblemente bueno, a campo, a tierra recién arada y mojada tras una lluvia pausada y silenciosa.
Unas acelgas tan ricas y tiernas que no han sido necesarios muchos ingredientes, para convertir esta jugosa tortilla en algo sublime e inigualable.



TORTILLA DE PATATAS CON ACELGAS ECOLÓGICAS, CEBOLLA MORADA Y CHEDDAR

INGREDIENTES
  • 1 Manojo de Acelgas ecológicas (solo las hojas)
  • 1 kg de patatas (4 o 5 unidades)
  • 1 Cebolla Morada
  • 6 huevos ecológicos
  • Unas ramitas de perejil
  • Un poco de leche
  • 2 lonchas de queso Cheddar
  • Sal y Aceite de Oliva Virgen Extra
ELABORACIÓN
  • Lavar las hojas en abundante agua, varias veces hasta que queden bien limpias.
  • Escurrirlas y cortarlas en trozos.
  • En una olla ponerlas a cocer con un poco de agua (no es necesario mucha cantidad, pues conforme vayan cociendo irán soltando agua).
  • Una vez cocidas, escurrir y exprimir con las manos para que suelten el máximo de agua posible.
  • Picarlas a cuchillo sobre la tabla de cocina. Reservar.
  • Pelar las patatas, lavarlas y laminarlas. Freírlas en abundante aceite. Una vez fritas, escurrir bien y reservar.
  • Picar la cebolla y freírla en una sartén con 3 c/s de aceite de oliva virgen extra. Saltear las acelgas con la cebolla dorada.
  • Poner los huevos en un bol con un poco de leche, sal y el perejil picado. Añadir las patatas fritas y el salteado de acelgas.
  • Mezclar con una cuchara de madera y verter en una sartén bien caliente con 2 c/s de aceite de oliva virgen extra.
  • Cocinar a fuego medio, volteando varias veces hasta que la tortilla esté dorada por fuera y cuajada pero jugosa por dentro.









martes, 9 de diciembre de 2014

Red Velvet Cupcakes y dos Premios para celebrar



Hoy quiero enseñaros una delicia.
Ayer fue el día de mi Santo y lo celebré en familia como es debido.
Por eso y como no es para menos, he querido hacerlo por todo lo alto, elaborando unos exquisitos Cup Cakes que estaban de fábula.
La receta no es mía, pues he querido ir a lo seguro y navegando por la red descubrí que son muchos los blogs que han publicado Red Velvet con la misma receta. Por eso no quiero hacer referencia a ninguno en concreto, ya que yo me he tomado la licencia de interpretar la receta, y aquí está el resultado.


RED VELVET CUPCAKES (12 cupcakes)

INGREDIENTES
  • 2 huevo tamaño L
  • 300 gr de azúcar
  • 280 gr de harina
  • 150 gr de mantequilla sin sal
  • 1 c/s de cacao en polvo sin azúcar
  • 250 ml de leche
  • 1 c/p de esencia de vainilla
  • 1 c/p de colorante rojo
  • 1 c/p de zumo de limón
  • 1 c/p de vinagre de manzana
  • 1 c/p de levadura Royal
  • 1 c/p de bicarbonato
  • Una pizca de sal
  • 12 capsulas de papel del tamaño de los moldes (los míos son de 55 mm)
ELABORACIÓN

De los Cup Cakes
  • Poner las capsulas de papel en los moldes de cupcakes o en su defecto engrasar bien con margarina y espolvorear con harina, sacudiendo el sobrante.
  • Precalentar el horno a 170º calor arriba y abajo, dejar la rejilla dentro a media altura.
  • Proceder a tamizar en un bol, la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal. Reservar.
  • Añadir el zumo de limón a la leche. Esperar unos minutos a que la leche se corte, e incorporar el vinagre, la esencia de  vainilla y el colorante. Mezclar y reservar.
  • En otro bol grande batir el azúcar y la mantequilla hasta que adquiera un color blanquecino. Incorporar el huevo y batir hasta que se integre a la mezcla.
  • Incorporar la mitad de la harina (mezclada y tamizada con el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal) y batir. A continuación, añadir la mitad de la leche (ya mezclada con el zumo de limón, el vinagre, el colorante y la vainilla) y seguir batiendo.
  • Repetir el proceso con el resto de la mezcla de harina y la leche, hasta obtener una  masa homogénea.
  • Repartir  la mezcla entre las cápsulas, rellenándolas 2/3 de su capacidad.
  • Apagar la parte de arriba del horno y bajar la temperatura a 155º C.
  • Hornear 20  minutos o hasta que al pincharlas con un palillo éste salga limpio.
  • Una vez listos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar durante 5 minutos en el mismo molde, antes de sacarlos y ponerlos sobre una rejilla para que se enfríen.

Para el frosting de vainilla:
  • 120 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar glas
  • 125 gr de queso crema tipo Philadelphia o Mascarpone
  • Unas gotas de esencia de vainilla
  • Mezclar la mantequilla con el queso, que deben estar a temperatura ambiente, con la esencia de vainilla.
  • Añadir el azúcar hasta conseguir el dulzor deseado.
  • Dejar enfriar en el frigorífico hasta el momento de decorar los cup cakes, esto lo haremos justo en el momento de servirlos.

Dos premios para celebrar

Como estamos de celebración, quiero dar las gracias a Elisa del Blog Que no te falte un perejil pues son numerosas las ocasiones en las que se acuerda de mi a la hora de otorgar premios a sus blog favoritos.
En esta ocasión ha sido un dos por uno:
Un premio Dardos que pasa a ser mi 5º premio en esta categoría y mi 1º premio Excellence.



Como siempre es habitual en este tipo de eventos, hay unas sencillas normas a seguir, primero agradecer y enlazar al Blog que te premió y segundo, otorgar el premio a otros 5 blogs de nuestro agrado.
Por eso esta es mi lista de Blogs premiados:
Gracias a todos y espero que sean muchos más 😊