jueves, 29 de enero de 2015

Calamares a la Riojana


"¡Una de calamares!", pero no una receta cualquiera, hoy os traigo todo un plato de la cocina tradicional casera, Calamares a la Riojana.
¿Y por qué un guiso de calamares?, os preguntaréis, ¿y a la riojana?, si en la Rioja no hay costa.
Pues no sé muy bien porque, pero seguramente este plato tenga una larga historia (que he intentado por activa y por pasiva encontrar, ¡vamos, que no hay manera!), o porque entre sus ingredientes lleve vino, pimientos y pimentón, en algunas versiones puede llevar incluso un poco de vino tinto, chorizo o pimiento choricero.
Lo he buscado por todas las páginas de mis libros de cocina, y son unos cuantos, y nada de nada, que no aparece el origen de la receta por ningún sitio.
Este guiso lo cocino desde hace años, y que ya sea de La Rioja, o de la cocina de nuestra casa, merece la pena probarlo, pues os aseguro que está buenísimo.




Para 4 comensales

INGREDIENTES

  • 8 Calamares limpios no muy grandes
  • ½  Pimiento rojo
  • 1 Tomate maduro
  • ½  Cebolla
  • 2 Dientes de ajo
  • 1 c/p de Pimentón de La Vera
  • 4 Patatas Viejas
  • 1 Hoja de Laurel
  • Agua, Sal y AOVE

ELABORACIÓN

  • Limpiar los calamares y cortarlos en rodajas.
  • Pelar el tomate y trocearlo.
  • Picar el pimiento rojo en daditos.
  • Cortar la cebolla y picarla igualmente.
  • Pelar los ajos y prensarlos.
  • En una cazuela poner el Aceite de Oliva Virgen Extra, añadir las verduras y hacer un sofrito.
  • Cuando vayan tomando color, añadir el pimentón y la hoja de laurel. Remover.
  • Una vez todo bien sofrito, agregar los calamares y remover. Dejar que suelten todo el jugo, y dejar reducir casi por completo.
  • Cubrir con agua y llevar a ebullición. Cocinar unos 10 minutos hasta que los calamares estén tiernos.
  • Añadir entonces las patatas, completar con un poco más de agua si fuera necesaria.
  • Cocinar unos 20 a 25 minutos, a fuego suave, para que las patatas se pongan tiernas (deben quedar enteras pero muy tiernas, esto ayuda a que el caldo espese un poco pero no demasiado).
  • Remover con cuidado, rectificando de sal si fuera necesario.








lunes, 26 de enero de 2015

Habas Tiernas con Huevos Revueltos



Hoy lunes quiero comenzar la semana con un plato de Habas Tiernas. 
Las habas son una verdura de invierno fantásticas cuando la consumimos tan frescas como las que compré esta mañana al frutero de mi barrio, están recién cogidas de su propio huerto y tienen un aroma fresco a campo que se mete en el olfato diciendo: “cómeme”.
Estamos en el comienzo de la temporada, y es ahora cuándo debemos aprovechar para comerlas así cocinadas pues tiene una vaina súper tierna y los granos son dulces y melosos.
Siempre que cocino un plato de verduras que no lleve ni carne ni pescado, lo hago pensando en mi hermana Pilar y en su blog La Olla Vegetariana, ella las comería sin duda pues aunque es vegetariana, si come huevos y algunos lácteos. 
Sé que le encantarían tanto a ella como a mi cuñado que se come lo que le pongas, le encanta todo lo que le hagas, siempre que sea vegetal.
A vosotros seguro que también os gustarán, aunque no es un revuelto al uso, porque el huevo queda más bien cuajado, este plato es de los de disfrutar comiendo sin parar.



HABAS TIERNAS CON HUEVOS REVUELTOS

INGREDIENTES
  • 1 kg de Habas tiernas
  • 1 Manojo de Cebolletas (12/15 unidades)
  • 100 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • 4 Huevos ecológicos
  • Unas hojas de Hierbabuena y Sal

ELABORACIÓN
  • Cortar las cebolletas en rodajas de 1 cm.
  • Poner el aceite de oliva en una cazuela, añadir las cebolletas y pochar a fuego suave, hasta que cambien de color pero sin dorarse.
  • Cortar las habas en rodajas de 1 cm y lavarlas en abundante agua, escurrirlas y añadirlas a la cazuela.
  • Sazonar ligeramente, y remover para mezclar con las cebollas.
  • Cocinar a fuego lento, tapadas para que suelten su propio jugo y se hagan al vapor, sin romperse, para ello es importante no remover. Si vemos que se quedan secas y aún no estuvieran lo suficientemente tiernas, añadir un chorrito de agua, pero sin pasarse (yo no lo he necesitado pues las habas eran muy frescas).
  • Una vez tiernas echaremos los huevos, haciendo un hueco con una cuchara, y los dejamos cuajar un poco antes de mezclar, sin remover demasiado pues desmerece el plato.
  • En el momento de servir le añadiremos unas hojas de hierbabuena fresca por encima.










viernes, 23 de enero de 2015

Hojaldre de Membrillo, Arándanos y Pasas con Premio incluido


Hace unos días fue el cumpleaños de mi madre y como a ella le encanta la tarta de manzana, pensé hacerle una.
Como aún tenía un poco de membrillo del que hice la semana pasada, decidí experimentar y crear una versión libre del Strudel de Manzana.
Aquí solo podréis ver el paso a paso de la elaboración pues de la presentación del plato no tengo fotos, porque con el lío de la merienda sorpresa no tuve tiempo de pensar en ellas. 
Y cuando me di cuenta, ya había desaparecido de la bandeja casi por completo, que le vamos a hacer si ante la expectación de un bocado tan apetitoso, mi familia no se contiene, ja, ja, ja…
Pero bueno, solo sugerir que aunque recién sacada del horno y un poco atemperada, está riquísima, en frío y servida con un poco de nata semimontada o un poco de crema inglesa, es ideal, además también la podemos servir con un poco de helado de vainilla o un poco de chocolate caliente, ¿y qué tal, con una pizca de azúcar glas espolvoreado por encima?... ¿se os ocurre algo más?, pues ya sabéis “creatividad a tope” y dejad volar vuestra imaginación.


HOJALDRE DE MEMBRILLO CON ARÁNDANOS Y PASAS


INGREDIENTES
ELABORACIÓN
  • Precalentar el horno a 200º C.
  • Escurrir el membrillo del almíbar ligero, escurrirlo y secarlo con papel absorbente, para que no se moje el hojaldre.
  • Extender la placa de hojaldre sobre un papel sulfurizado y poner un gajo de membrillo para calcular el centro.
  • Marcar los lados y practicar unos cortes laterales, haciendo unas tiras iguales, de aproximadamente 1’5 cm de ancho.
  • Colocar el membrillo en el centro, solapando los gajos.
  • Espolvorearlos con una pizca de canela.
  • Cubrir con la mermelada de pera (si estuviera muy espesa diluir un poco).
  • Repartir por encima los arándanos y las pasas.
  • Cerrar el hojaldre, cruzando las tiras como si estuviéramos haciendo una trenza.
  • Batir el huevo y pintar el hojaldre una vez cerrado.
  • Poner una hoja de papel de hornear en la rejilla del horno (nunca en la placa pues se quemaría), y traspasar con cuidado el hojaldre con la hoja en la que lo hemos trabajado.
  • Introducir en el horno caliente, hornear 20/25 minutos a 200º C o hasta que el hojaldre esté dorado.
  • Servir en templado o en frío.

Sugerencia de Presentación

  • Espolvoreado con una pizca de azúcar glas y una base de crema inglesa.

PREMIO VERSATILE BLOGGER AWARD


Hoy quiero compartir con vosotros un nuevo premio, que de la mano de mí querida amiga Elisa ha llegado a nuestra casa.

Primero que nada agradecerle a Elisa el pensar en mí en tantas ocasiones, ella tiene un blog que muchos conoceréis Que no te falte un perejil en el que podréis encontrar multitud de cosas interesantes, desde magníficas recetas que nos solucionan la vida en más de una ocasión, hasta algunas bonitas manualidades, joyas o labores que ella elabora y tiene la cortesía de enseñárnoslas.

Elisa eres un sol, desde que nos conocimos, has pasado a ese lugar en el que “pongo” a las personas que más me importan, con tus bonitos comentarios me das la luz en muchos momentos en los que se necesita una palabra que mejore el alma.

Gracias, gracias, y mil veces gracias por ser tan linda.


Como todos los Premios este también tiene unas  Normas a seguir:

  • Agradecer el premio, al blog que te ha nominado.
  • Mostrar las normas y el premio.
  • Contar siete curiosidades sobre uno mismo.
  • Nominar a 15 bloggers.
  • Seguir al blog que te ha nominado.
  • Lucir el logo del premio.

Siete cosas sobre mí:

  • ¿Siete?...Ja, ja, ja…Son muchas y es que algo que no me gusta mucho es contar demasiadas cosas…ja, ja, ja…
  • Bueno soy morena, ojos verdes, estatura media, peso….ehhhh sobre eso mejor no hablar, ja, ja, ja…dicen que soy bastante mona, aunque yo me veo normalita.
  • Estoy felizmente casada, tengo una familia que me hace inmensamente feliz.
  • Y mi edad es…que no, eso sí que no lo digo ni aunque me torturen, je, je, je…

 Mis 15  Bloggers nominados son:


Ya sé que algunos por falta de tiempo, etc., etc., etc., no seguís cadenas ni recogéis premios de ningún tipo.
No obstante no os molestéis por aparecer en esta lista, tan solo quiero compartir con los que me visiten, algunos de la larguísima lista de blogs que me gustan y que por ser tantos me ha costado bastante  elegir, espero que me perdonéis esta licencia pues ha sido un placer compartirlo con los demás.
¡¡¡Un millón de besos y muchas cosas bonitas!!!









jueves, 22 de enero de 2015

Membrillos en Dulce



Se acaba la temporada de membrillo, este rico y singular fruto de otoño, no está mucho tiempo en el mercado, y aunque ya estamos en invierno, este fin de semana he estado en la frutería y he encontrado unos muy aromáticos.

Ya publiqué en su día esta receta como los preparo habitualmente, en compota, pero estos me apetecía prepararlos con un toque diferente. Y es que me encuentro en plena fase creativa y me gusta experimentar en nuevas mezclas de sabores y aromas, sobre todo en lo que a combinación de especias se refiere.
Hace poco tiempo que descubrí el cardamomo como condimento, véase mi receta de los Donuts o la del Pollo al Curry para comprobarlo.

Pero en mi ímpetu por descubrir nuevos sabores comencé a añadirlo a diferentes preparaciones dulces, destacando su uso como aderezo en estos membrillos a los que se lo añadí con cautela, y fue todo un acierto. Si bien el sabor natural del membrillo no se ve alterado, el olor del almíbar que lo baña ha ganado con creces, dándole un toque algo exótico que me ha fascinado.
Además del toque de Cardamomo, también he añadido unas semillas de hinojo que le aporta un toque fresco anisado, muy sutil, que ha ayudado a mejorarlo más si es posible.

Como es natural, es mejor consumirlos bien fresquitos, y si además los dejamos un par de días en reposo bien tapados en el frigorífico, su sabor mejora con creces.


MEMBRILLOS EN DULCE

INGREDIENTES
  • 6 membrillos
  • 1 rama de canela
  • 6 clavos de olor
  • La cáscara de 1 limón
  • La cáscara de 1 naranja
  • 3 vainas de cardamomo
  • 1 c/p de matalahúga (anís verde)
  • 1 c/p de semillas de hinojo
  • Azúcar al gusto (unas 8/10 cucharadas soperas).

ELABORACIÓN
  • Lavar y secar los membrillos.
  • Cortarlos por la mitad y luego haciendo cortes oblicuos para obtener gajos de un tamaño regular.
  • Una vez obtenidos los gajos le quitamos la piel con un cuchillo bien afilado para retirar la mínima parte posible de carne.
  • Le quitamos con cuidado el centro que estará bastante duro, con cuidado de no romper los gajos. Esto es simplemente para que queden vistosos al servirlos, pues estando rotos no tienen la misma presencia, aunque el sabor sea el mismo.
  • Conforme vayamos cortando y limpiando los gajos de membrillo los introduciremos en agua con ½ limón exprimido (aprovechamos la cáscara para la cocción), para que no se oscurezcan, ya que al entrar en contacto con el aire se oxidan muy fácilmente.
  • Una vez todos cortados y limpios, los ponemos a cocer en abundante agua con la cáscara de limón y de naranja, el palo de canela, los clavos de olor y el resto de especias (las podemos poner en una bola especial para infusiones, a fin de que no queden sueltas en el líquido de cocción, que servirá posteriormente para elaborar el almíbar ligero en el que se servirán los membrillos, aunque yo no lo he creído necesario en esta ocasión).
  • Cocinar durante unos 20/25 minutos o hasta que estén completamente tiernos.
  • Unos minutos antes de retirarlos del fuego le añadimos azúcar al gusto.
  • Sacarlos a un bol con cuidado de no romperlos, con ayuda de una araña o espumadera.
  • Verter el almíbar colado por encima, conservando la rama de canela y si nos apetece un poco de la cáscara de naranja y de limón.
  • Servir bien fríos.
  • Se conservan en buen estado más de una semana en el frigorífico, resultando más ricos conforme pasan los días.









domingo, 18 de enero de 2015

Bocadillo Cremoso de Chips con Chorizo





Hace una eternidad que no comparto con vosotros uno de nuestros ricos bocadillos, y no es porque no los hagamos de vez en cuando en nuestra casa, sino porque cuando los hacemos, generalmente es por la noche en esos días que o bien no sabemos que cenar, o porque se nos ha hecho tan tarde, que no apetece preparar nada complicado, y mucho menos ponerse a fotografiar el paso a paso, que es lo que a mí me gusta.

Pero ya sabéis los que nos seguís habitualmente, que yo no me conformo, como diría mi sobrina Carmencita, con un sándwich triste de jamón y queso.
Nosotros preferimos rizar el rizo, y al final acabamos con un bocadillo por delante, espectacular, de los que no tienen desperdicio.
¿Y cómo resistirse a un exquisito, jugoso y sabroso bocadillo, sobre todo cuando te lo ponen por delante?

El bocadillo que os enseño hoy, fue una improvisación, comenzamos a tirar de despensa y el resultado fue una verdadera sorpresa, y encima riquísimo.
No tardéis en prepararlo, porque sin duda este será un bocadillo de los que entrarán a formar parte de vuestro recetario habitual, garantizado.


BOCADILLO CREMOSO DE CHIPS CON CHORIZO

Para dos comensales

INGREDIENTES
  • 1 pieza de pan de bocadillo por comensal
  • 4 Huevos M
  • ½ Cebolla Morada
  • 50 gr de Chorizo Ibérico
  • 35 gr de Chorizo de Pavo
  • 100 gr de Patatas Chips
  • 2 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Finas Hierbas Provenzales y Pimienta de Jamaica

ELABORACIÓN
  • En una sartén poner el AOVE con la cebolla cortada en juliana.
  • Una vez tierna la cebolla, añadir el chorizo cortado en tiras o medias rodajas.
  • Añadir los huevos y remover ligeramente, como si fuera un revuelto.
  • Cuando comience a cuajar, añadir las patatas chips (si son muy grandes, trocearlas un poco.
  • Remover y hacer el revuelto, dando el punto que más os guste de jugosidad.
  • Cortar el pan por la mitad, longitudinalmente, y proceder a rellenarlo con el revuelto.
  • Dar un toque de Pimienta de Jamaica recién molida y espolvorear una pizca de Finas Hierbas Provenzales.
  • Servir inmediatamente.







jueves, 15 de enero de 2015

Habas con Alcauciles a la Sefardí


Tenía especial interés en enseñaros esta receta, cuyo origen probablemente lo encontremos en la cocina sefardí, muy parecida al guiso de Habas Sefarditas, pero con la diferencia que el guiso que os propongo hoy, no lleva entre sus ingredientes el pescado.


Ya sea por omisión, o bien por cuestiones económicas, mi madre lo cocina desde que tiene memoria, a ella se lo cocinaba su madre y así es como de generación en generación ha llegado hasta mí.

Con el frío que hace, solo apetece comer algo calentito, este es uno de esos platos deliciosos y que no es nada costoso, al no llevar nada de carne ni pescado es ideal en dietas vegetarianas que ya sabéis que en casa no le decimos que no a nada, y las verduras nos encantan.


En esta ocasión el guiso lo ha hecho mi madre, que sacando fuerzas de flaqueza, se ha metido en la cocina para enseñarme como lo cocina ella.
A mí me encanta, porque así aprovecho para tomar fotografías de las manos de mi madre, y con las que ha hecho tan felices a toda la familia con sus ricos guisos y su buen hacer en la cocina.

Ya sé que no podéis probarlo, pues todavía no se ha inventado el plato virtual que se convierta en real, pero os podéis imaginar lo buenísimo que está y lo bien que huele, y a pesar de ser un sencillo plato, merece la pena probarlo porque es de los que como digo yo: “un plato de los que hacen épica”.


HABAS CON ALCAUCILES A LA SEFARDÍ

Para 4 o 5 comensales

INGREDIENTES
  • ½ Kg de Habas tiernas
  • 5 Alcachofas
  • 3 cebolletas frescas
  • 2 c/p de pimentón de La Vera
  • 1 pizca de cominos molido
  • 50 gr de miga de pan blanco
  • 5 c/s de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Agua
  • 1 Hoja de Laurel
  • Sal y Unas ramitas de Hierbabuena

ELABORACIÓN
  • En una cacerola poner el aceite de oliva.
  • Cortar las cebolletas en trozos de un cm y partidas por la mitad. Añadirlas a la cacerola. Cocinar a fuego suave hasta que estén tiernas.
  • Agregar el pimentón de La Vera y remover.
  • Quitar las hebras a las habas y cortarlas en trozos con las vainas, introduciendo el cuchillo entre los granos para que queden enteros.
  • Lavarlas en abundante agua y añadirlas a la cacerola.
  • Limpiar las alcachofas y cortarlas por la mitad, quitándoles los hilillos del corazón y conservando los tallos, a los que les quitaremos una fina capa con ayuda de una puntilla de cocina. Añadirlas a la cacerola junto con la hoja de laurel.
  • No será necesario lavarlas con limón, pues el ácido  dominaría el sabor del guiso y no nos interesa que esto suceda. Además si las limpiamos en el momento de añadirlas a la cacerola, no se ponen oscuras.
  • Cubrir con agua y llevar a ebullición. Añadir el comino.
  • Cuando lleven unos diez minutos cocinándose, ponemos la miga de pan en un plato y lo mojamos con un poco de agua (puede ser de la cocción del guiso), lo desmenuzamos con ayuda de un tenedor y lo echamos a la cacerola.
  • Remover un poco para mezclarlo con el caldo de cocción de las verduras. Terminamos de cocinar a fuego medio, hasta que las verduras estén bien tiernas.
  • En el último minuto le añadiremos las ramitas de hierbabuena.
  • Durante el proceso de cocinado, no remover ni introducir la cuchara demasiado dentro del guiso, es mejor remover agitando la cazuela tomándola por las asas y moviéndola con giros suaves, para que las habas no se rompan, lo que haría que el guiso quedara deslucido y con aspecto lamioso.







domingo, 11 de enero de 2015

Pollo en Salsa Andaluza


Hoy quiero compartir con vosotros un plato muy sencillo, de los que más me gusta cocinar y que en casa de mis padres, comíamos casi todos los domingos, cuando era pequeña: Pollo en Salsa.
Es una receta básica, de las que para mí son imprescindibles, pues suele gustar a todo el que lo prueba.
Servido solo o acompañado de unas crujientes patatas fritas, queda perfecto como plato principal en un menú de domingo en familia, pero si además lo acompañamos de una ensalada fresca, no necesitamos nada más que un buen trozo de pan para acompañar, pues os aseguro que esta salsa así lo pide, no os podréis resistir, sin duda os encantará.
Para el plato de hoy he seleccionado unos muslos de pollo, que para mi gusto son más jugosos y vistosos a la hora del emplatado, pero si a vosotros os gusta más la pechuga, podéis cambiarla sin ningún problema, o como no, combinarlo según las preferencias de los comensales.
Una vez todos en la mesa tan solo quedaría preguntar: ¿Muslo o Pechuga?



POLLO EN SALSA ANDALUZA

Para dos personas

INGREDIENTES
Para el pollo en salsa andaluza
  • 1 Muslo de pollo por comensal
  • 2 Zanahorias
  • 1 Cebolla
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • 1 Tomate rojo maduro
  • 1 Pimiento verde
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 pastilla de caldo de pollo concentrado
  • 3 Clavos de olor
  • 1 c/p de tomillo
  • Sal y Pimienta negra recién molida
  • 1 Hoja de Laurel
  • Unas ramitas de perejil
  • 3 c/s de AOVE
  • Agua
Para la guarnición
  • 4 patatas
  • 1 l de Aceite de oliva para freír las patatas
  • Finas hierbas provenzales y Sal Rosa del Himalaya

ELABORACIÓN
Del pollo en salsa andaluza
  • Quitar la piel a los muslos de pollo, lavarlos y secarlos con un papel absorbente.
  • Salpimentar. Reservar.
  • Pelar y cortar en rodajas las zanahorias.
  • Picar la cebolla.
  • Picar el pimiento sin semillas.
  • Pelar y picar el tomate.
  • Machacar los ajos con la hoja del cuchillo y ponerlos en una cazuela con el Aceite de Oliva Virgen Extra.
  • Añadir los muslos de pollo y las verduras troceadas, menos el tomate.
  • Dorar la carne un poco antes de añadirlo, junto con la pastilla de caldo concentrado desmenuzada, el tomillo, los clavos de olor, la hoja de laurel y una pizca de sal.
  • Verter el vaso de vino blanco.
  • Cubrir con agua. Llevar a ebullición y cocinar a fuego medio durante 35 o 40 minutos, o hasta que la carne esté bien tierna.
  • Picar el perejil y añadirlo a media cocción.
  • Una vez tierno el pollo, sacarlo y triturar la salsa, que volveremos a verter en la cazuela sobre los muslos, dándoles un hervor de un minuto. Rectificar de sal y dar el punto deseado de espesor a la salsa.
  • Yo no lo he necesitado, pero si quedase un poco líquida la salsa, la podemos ligar con un poco de maicena diluida en agua (½ cucharilla de café y ½ vasito de agua) y echándola en la salsa para que espese un poco.
De la guarnición
  • Pelar las patatas, lavarlas y cortarlas en bastón. Volver a lavarlas y escurrirlas.
  • Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente.
  • Una vez doradas, escurrir y espolvorearlas con un poco de Sal Rosa del Himalaya y un pellizco de Finas Hierbas Provenzales.