Tarta de Manzana, con mermelada de Pera


Por fin llegó la tan deseada Primavera, y con ella el buen tiempo que auguraba esos días donde casi respirábamos el calorcito de un suave día de Verano.
Ya se sabe que la lluvia en Sevilla, es pura maravilla; acabamos de tener unos días algo volubles, a los que, por aquí, estamos de sobra acostumbrados. Lo mismo te mueres de calor, que te cae una “tromba de agua” encima, que te empapa hasta los huesos.
Ya lo dice el refranero popular:
· Cuando en Marzo mayea, en Mayo marcea
· Marzo ventoso, Abril lluvioso
· En Abril, aguas mil
Y es que sea una cosa u otra, el tiempo en primavera es de lo más cambiante, hay que salir a la calle con 7 capas como las cebollas, y conforme va pasando el día te vas desprendiendo de ellas, hasta quedarte casi con lo puesto, y conforme va entrando la tarde, te vas poniendo de nuevo capas hasta embutirte y entrar en calor.
Así es como me siento yo, de repente me siento eufórica, que de pronto me da un bajón, ni yo misma me soporto.
Para alegrarme un poco, y levantar el ánimo, he preparado mi tarta clásica de manzana, que me apetecía compartir con vosotros, aunque sea virtualmente.
La receta es la que hago de toda la vida, mi familia piensa que está espectacularmente buena, y cuando algo funciona ¿para qué cambiarlo?
Sé que muchos de vosotros tendréis vuestra propia receta, esa que nunca dejaréis de hacer en la vida, por nada del mundo, pero os invito a probar la mía,es bien sencilla y deliciosa, realmente merece la pena hacerlo, ¿os apetece un trozo?


TARTA DE MANZANA, CON MERMELADA DE PERA


INGREDIENTES

Para la masa quebrada


  • 1 molde para tartas desmontable de 26 cm.
  • 50 gr de maicena (5 c/s rasas)
  • 125 gr de harina de repostería (3 c/s colmadas)
  • 50 gr de azúcar (2 c/s colmadas)
  • 75 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 1 c/p colmada de levadura Royal
  • 1 Huevo ecológico

Para la crema pastelera
  • 750 ml de leche
  • 230 grs de azúcar
  • 3 yemas de huevo
  • 40 grs de maicena
  • Canela en rama, corteza de limón
Para la cobertura


ELABORACIÓN

De la masa Quebrada
  • Mezclar en un bol la harina fina de maíz, la harina de trigo, el azúcar y la levadura. Añadir la mantequilla cortada a trocitos. Mezclar. 
  • Formar un círculo dejando un hueco en el centro donde se añadirá el huevo batido previamente. 
  • Amasar bien todo formando una bola y dejar reposar durante al menos ½ hora, envuelta en film en el frigorífico.
  • Para facilitar el amasado es conveniente espolvorear bien con harina la mesa de trabajo y las manos.
  • Con la ayuda de un rodillo, aplanar la masa dándole forma circular sobre una superficie enharinada. Debe quedar un círculo de 33cm y 3mm de grosor.
  • Para colocar fácilmente la masa en el molde de tarta, plegarla en 4 partes (2 veces sobre sí misma). Colocar la masa plegada en un molde desmontable y desplegar la masa.
  • Recubrir el molde y pinchar la masa con un tenedor.
  • Si se rompe la masa al traspasarla, cubrir los huecos con el sobrante de los bordes, también se puede extender la masa directamente en el molde, presionándola desde el centro hacia los bordes, con los dedos.

De la crema pastelera
  • Poner a calentar 600 ml de leche con la canela y la cáscara de limón (opcionalmente se puede aromatizar con vainilla). 
  • En otro bol poner el resto de la leche y diluir el azúcar, las yemas y la maicena, verter en este batido la leche caliente. Mezclar removiendo y poner de nuevo al fuego en el cazo de la leche. 
  • Cocer a fuego lento hasta que espese. Volcar en el fondo para tarta.

De la cobertura
  • Pelar y descorazonar las manzanas, cortarlas a láminas finas y cubrir la crema con ellas, procurando que los trozos de manzana se solapen unos sobre otros, para que queden lo más prietos posibles, para que al hornearse queden en forma de rosa.
  • Espolvorear con 2 c/s colmadas de azúcar.
  • Precalentar el horno, hornear a 180º C durante 40 min. 
  • Gratinar un poco para dorar la manzana si fuera necesario, en los últimos tres minutos de horneado.
  • Una vez horneada, dejar enfriar sobre una rejilla, antes de desmoldar.
  • Cubrir con la cantidad deseada de mermelada de pera, elaborada según nuestra receta. 
  • Dejar enfriar completamente antes de traspasarla a una bandeja para servir.